viernes, 17 de julio de 2009

¿OTRO BIZCOCHO?

Nota: Ésta, como todas las que aquí se escriben, es una historia verdadera por eso los nombres de los personajes fueron cambiados, si existiera alguna semejanza de apodo, nombre o apellido es pura coincidencia. Las fotos no me pertenecen, ni a ninguno de los personajes, las bajé de internet para que tengan idea del estilo o de los lugares

Le decían "loco" a Boletti, aunque nunca supe por qué. Era uno de esos personajes maravillosos que siempre sabe tener Gualeguay.

Hombre de principios, franco y directo para conversar no tenía pelos en la lengua. Era amigo de mi viejo y, por herencia, continué la amistad. Peronista hasta el tutano, ni en plena dictadura militar retiró los afiches del "tío" Cámpora que él mismo había pegado en su taller mecánico en 1973.

Era un excelente electricista de autos, y tenía su taller en la entrada de Gualeguay, sobre la ruta, frente a la YPF de las cinco esquinas. Pero lo que más le gustaba era pescar, por eso no era raro que cerrara el taller por varios días para dedicarse a su pasatiempo.

Estaba yo, cierta mañana, tomando unos mates con Boletti cuando llega, rateando y haciendo contraexoplosiones, un auto con patente de Buenos Aires.


En el auto venía un señor de mediana edad con una mujer y un gurí. El hombre se bajó y dirigiéndose a Boletti (que estaba de overol) le pregunta si era el electricista.

-¡Sí señor! -dijo- ¿Qué necesita?

- Mire -respondió el hombre- el auto me viene fallando y creo que es un problema eléctrico.

- Bueno, vamos a verlo.

Abrió el capó y le pidió al hombre que lo arrancara, esté así lo hizo y Boletti comenzó a hacer o medir alguna cosa, cantarolando, como acostumbraba. Casi instantaneamente el dueño del auto se bajó y comenzó a hablar sin parar, diciendo:

- Sabe señor, yo creo que puede ser que las bujías se hayan tapado con aceite, porque este auto está un poco mal de aros y se le junta aceite a la combustión y eso ensucia las bujías. Si Ud. las saca a las bujías con certeza va a ver que están empapadas de aceite, ahí si las limpia un poco y les da la abertura correcta puede ser que le mejore la chispa...


(Boletti lo miraba, mientras me pedía un mate)


Y el hombre seguía: -O también puede ser que se haya mojado la tapa del distribuidor, porque de mañana temprano llovía en la ruta... y pensando bien, ahora que me acuerdo, creo que el auto comenzó a fallar después que pasé por un gran charco de agua que se había formado en la ruta... Sí, sí, seguramente puede haber sido eso...

(Boletti tomó el mate y me lo devolvió, mientras seguía mirando al hombre)

Y el tipo continuaba: - Si fue eso lo que hay que hacer es secar la tapa y después pasarle por adentro una estopa embebida en nafta, después tiene que esperar que se seque y listo.

Boletti sacó el aparato con el que estaba haciendo testes y sentándose a mi lado me dice: -¡Dame otro mate Gringo!


Y el porteño no paraba: -Aunque a veces sucede que algún cable de la bujía puede estar haciendo mal contacto, porque se resecan y se quiebran, vio? y bla... bla... bla...

Boletti fue adentro, trajo unos bizcochos, me convidó a mí y al hombre y me dice: -Dame el termo Gringo que yo lo sigo. Y se puso a cebar mate.

El tipo, que ya había mordido medio bizcocho, para de masticar, traga, se aclara la voz y medio preocupado dice:
- ¿Y jefe?


-Y ¿qué? -responde Boletti.


- ¿Me lo va a arreglar? ¿Qué tiene el auto?

- No sé lo que tiene (respondió Boletti) no terminé de revisarlo, pero ni falta que hace porque usted, compañero, sí que sabe. Ahí tiene las herramientas, uselás, arregleseló Ud. mismo, yo voy a seguir tomando mate, si necesita algún repuesto llame a lo Mioniz, el número es el del almanaque que está el lado del teléfono.

Y mostrando su mejor sonrisa le dice: ¿Otro bizcocho?

4 comentarios:

Mayara dijo...

eso si es un profesional!!

no solo arregla las cosas si no que deja el cliente participar!

jeje

Brujotinto dijo...

Ja!!! que me venga un porteño a mi a hablar de vinos...
Bien por Boletti, me saca la primera sonrisa de la mañana.

Mayara dijo...

y cuervo? otro cuento dale!!

MONA dijo...

Me gustó el relato! Y me identifiqué con vos cuando usás la palabra "gurí"... Yo soy entrerriana, pero vivo en San Nicolás... y te aseguro que me costó adaptarme. Te cuento que mis hijos, ya hombres hoy, se enojan cuando me refiero a ellos como los "gurises" porque se creen que es un término peyorativo... ya les he explicado. Pero ellos se identifican como "pibes"...
Me reí también porque le decís "porteño". Acá no puedo referirme así, porque creo que desean parecérseles... mmm
Te mando un abrazo